Mis gustos gastronómicos se los debo a mis padres,hago receta de papa chorreada a diario siendo hija de madre cartagüeña y padre rolo, era fácil brincar entre un plato de sancocho y un cuchuco con espinazo.En cualquiera de sus presentaciones o preparaciones siempre son deliciosas! La papas chorreadas se hacen tradicionalmente con papa Sabanera, un tipo de papa roja muy común en Colombia.

En mi casa mi mamá siempre fue la ama y señora de la mesa. Ella decidía qué se preparaba, cómo se servía, qué nos convenía comer para crecer sanos y cómo administrar el mercado.

En la otra esquina estaba mi papá, que como comenté en una entrada anterior pasaba mucho tiempo de viaje por cuestiones laborales y retornaba al hogar no solo con la alegría del reencuentro sino también con las salidas a almorzar a su restaurante preferido (además del famoso asadero): el Piqueteadero Cundinamarca. Ese lugar marcó tanto mi infancia y lo frecuentábamos tanto, que estaba convencida de que a los restaurantes se les decía piqueteadero. No sé como hoy no hablo de sitios como el piqueteadero de los hermanos Rausch, el piqueteadero de Leo Katz o el piqueteadero de Leonor Espinosa.

La verdad agradezco a mi padre haberme abierto los ojos a un mundo más allá del chontaduro. Gracias a él pude conocer las deliciosas papas chorreadas que hoy te traigo y gracias a mi mamá, puedo probar las mejores.

¿Qué necesitas para preparar las papas chorreadas?

Para 4 porciones (2 papas por persona)

8 papas sabaneras

3 tallos de cebolla larga cortada en tiras

2 tomates maduros sin piel y cortados en cuadritos

250 g de queso campesino rallado

4 cucharadas de crema de leche

1 cucharada de aceite

2 cucharadas de mantequilla

Sal y pimienta

Preparación

Lo primero que hay que hacer es lava muy bien las papas y luego “chalequearlas” . Este es un término que usamos en Colombia cuando pelamos las papas a medias, es decir que les quitamos los nuditos y algunas partes de la cáscara pero dejamos algo de piel. Cuando las tengas así, ponlas a cocinar en agua con sal durante 30-40 minutos hasta que estén blandas.

Mientras se cocinan puedes preparar el guiso.

En una sartén mediana, agrega el aceite y la mantequilla y pon a sofreír el tomate y la cebolla hasta que doren un poquito. Luego agrégales la crema de leche, el queso, un poco de sal y pimienta al gusto.

Retira las papas del agua, escúrrelas bien y sírvelas calientes con el guiso por encima.